Blog
perdida potencia coches diesel

Pérdida de potencia en coches diésel: ¿a qué se debe?

¿Alguna vez has experimentado una pérdida de potencia de tu coche diésel sin saber por qué? Esa sensación de que algo no está funcionando como debería puede generar mucha frustración y convertirse en un gran motivo de preocupación. Y es que no sólo afecta a la conducción, sino que también puede estar indicando alguna avería grave en el motor.

Por eso, es fundamental acudir cuanto antes al taller para evitar daños mayores en el futuro que a menudo conllevan reparaciones más costosas. Además, aprender a identificar este tipo de problemas nos ayudará a mantener nuestro coche en óptimas condiciones y evitar contratiempos en la carretera.

Causas de pérdida de potencia en coche diésel

¡Descubre cuáles son las causas más habituales de la pérdida de potencia en los coches diésel y cómo solucionarlas!

1. Combustible de baja calidad

Si has notado que tu coche diésel no responde con la misma eficiencia que solía hacerlo, puede que la calidad del combustible que estás utilizando esté afectando a su rendimiento. El diésel de baja calidad puede contener impurezas y sedimentos que obstruyen los inyectores de combustible y afectan negativamente a la combustión del motor, lo que se traduce en una pérdida de potencia.

¿Cómo solucionarlo? La solución pasa por usar combustible diésel de calidad y elegir estaciones de servicio de confianza siempre que sea posible. Además, puedes usar aditivos de combustible para ayudar a mantener limpio el sistema de inyección.

2. Filtros de aire y combustible sucios

Los filtros de aire y combustible juegan un papel clave en el rendimiento de los motores diésel. Si están sucios u obstruidos, el flujo de aire y combustible se verá reducido, afectando directamente a la potencia del motor.

¿Cómo solucionarlo? Revisa y reemplaza los filtros de aire y de combustible de manera periódica. De esta forma, además de ayudar a mejorar la eficiencia del motor, estarás alargando la vida útil de otros componentes.

3. Problemas con el sistema de inyección de combustible

El sistema de inyección de combustible es fundamental para garantizar un rendimiento óptimo de tu motor diésel. Cuando los inyectores se encuentran obstruidos o no funcionan correctamente, pueden provocar que el proceso de combustión sea ineficiente dando lugar a una pérdida de potencia.

¿Cómo solucionarlo? La limpieza regular de los inyectores y el uso de aditivos específicos para el sistema de combustible pueden ayudar a prevenir este tipo de problemas. Pero si el problema ya existe, es recomendable llevar el vehículo a un taller especializado para realizar una revisión.

4. Problemas en el turbo

Si notas que tu vehículo pierde potencia, el problema podría ser el turbo, un componente clave en los motores diésel. El desgaste, las fugas o un mal funcionamiento del turbo pueden afectar a la presión, reduciendo considerablemente la potencia del motor.

¿Cómo solucionarlo? Revisa el turbo en busca de fugas o daños evidentes. Si todo parece normal pero sigues teniendo problemas, lo más recomendable es que lleves tu coche al mecánico.

5. Problemas con el tubo de escape

Si el tubo de escape se encuentra obstruido, el motor puede perder potencia.

¿Cómo solucionarlo? Revisa el sistema para comprobar si hay algún problema como convertidores catalíticos dañados u obstrucciones en el tubo de escape. En función de la gravedad del problema puede que haya que realizar una pequeña reparación o directamente cambiar todo el sistema.

6. Filtración de aire en el sistema de admisión

Otro problema habitual es la filtración de aire en el sistema de admisión. Las fugas de aire no medido pueden afectar a la proporción aire-combustible, provocando una pérdida de potencia. 

¿Cómo solucionarlo? La solución implica una minuciosa revisión de las conexiones y sellos del sistema de admisión. Además, habrá que reemplazar las piezas defectuosas y dejar todo el sistema herméticamente sellado. 

Conclusión

En resumen, la pérdida de potencia en los coches diésel puede estar provocada por una serie de factores, pero lo importante es solucionarlo lo antes posible para que tu coche se encuentre en perfectas condiciones, puedes asegurarlo en Cautos, con una prueba mecánica en coches de segunda mano.

Además, no olvides que la prevención es clave. Realizar un mantenimiento periódico, utilizar combustibles de calidad y prestar atención a cualquier cambio en el rendimiento nos ayudará a detectar posibles averías a tiempo y a alargar la vida útil de nuestro vehículo. 

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 Bienvenido a CAutos.es.
¿En qué podemos ayudarte? Nuestro horario es de lunes a viernes de 9:00 a 18:00